martes, 15 de julio de 2008

Sueños oscuros.




Usualmente no soy del tipo de personas que cuente sus sueños; sobretodo cuando la mayoría de ellos no son dignos de contarse, realmente no deberían existir ni siquiera en una mente como la mía.


Parece que ese lado oscuro mío ha estado jugando con mi cerebro últimamente como un parásito que, sin saber exactamente lo que hace, causa estragos en mi sistema nervioso.


Bien, pues mi huésped, con el que ya he compartido tanto tiempo se ha propuesto, o al menos eso imagino, crear una serie de ideas, alucinaciones y sueños, sí sueños, y es precisamente de uno de ellos del que hablaré.


Realmente no soy una persona que se asuste con la sangre ni escenas demasiado fuertes, realmente no entiendo por qué la gente normal se ve tan afectada por situaciones que son realmente tan naturales en la vida diaria de toda ciudad grande.


Decapitado!


Quemado vivo!


Descuartizado!


No soy fanático de la prensa amarillista pero ciertamente todos estos términos son cosas de la vida diaria en cada puesto de revistas que vemos en las esquinas. Ciudades grandes, el lugar perfecto para pecar; pueblos pequeños, perfecto escondite para monstruos como él, él que está dentro de mí.


Como habiendo tomado como personal el reto de impactar mi estado actual de paz creó en mi sueño de hace varias noches algo que por mis labores cotidianas contaré hasta estos momentos.


Luna, brillante compañera, grande, redonda, pura... no hay nada más placentero para mí que encontrarme en la completa penumbra y ser alumbrado por su luz es tan... energetizante. Camino tomado de la mano con alguien sin saber exactamente de quien se trata o sin prestarle realmente atención debido al espectáculo que la noche me presenta, vamos por lo que de día debe ser un enorme jardín lleno de verde pasto, inmenso, hermoso bajo la luz del sol, como lo es ahora en esta luna que le da tonalidades grisaseas a todo lo que toca.


UNA PUERTA. ¿Quién, en pleno uso de sus facultades mentales, es capaz de instalarse aquí? ¿Quién ha tenido la osadía de manchar este paraíso nocturno colocando un edificio en este lugar? Medito... aún no me decido a acercarme más a esa puerta... ESPERA... NO!... NO VAYAS AHÍ! Sea quien sea la persona que me acompañase, para este momento me ha dejado solo con la luna, el jardín y una puerta que él o ella ya cruzó.


Mientras más pienso más difícil me es ir hacia esa puerta, es como si algo dentro de mi me anunciara que ese personaje oscuro con el que tanto he lidiado me hubiese preparado, a su gusto, un festín de reyes planeando llegar a esa parte mía llamada conciencia y más aún, a esa parte mía llamada voluntad, apoderarse de ella y eliminarme a mi de mi propio consiente, ser SOLAMENTE ÉL.


-No temas - dije a mi mismo, el anterior YO podría ceder fácilmente, pero ahora hay un presente y un futuro por el qué luchar, ahora hay sentimientos, ahora está ella, esa persona a la que tanto amo.


Sin pensarlo un momento más, después de que en el tiempo de los sueños en que nada tiene sentido ya había amanecido, corrí decididamente hacia ese edificio con la determinación de un caballero al dirigirse a derrotar al dragón, sentía que volaba con una furia incontrolable al dirigirme hacia la puerta que nada podría detenerme y repentinamente. UN HOSPITAL, no era una puerta enorme la que veía, era una puerta doble de un hospital, el enorme jardín era solo un jardín pequeño que rodeaba aquél recinto, no hay dragón qué vencer.


Debo pedir informes, necesito saber quién es la persona que se encontraba conmigo, cualquiera adentro debió haberla visto, levanto la mirada... CAOS, todo el tiempo que estuve analizando la puerta por la que había entrado y el jardín que rodeaba el lugar me nubló totalmente el sentido y la vista de lo que tenía frente a mi, aquello era toda una versión personal de cualquier hospital cerca de Hiroshima después de que estallara la bomba atómica, había gente en el suelo por todo aquél lugar, dos niños con los rostros totalmente calcinados yacían aparentemente muertos sobre el mueble blanco que se encuentra en el módulo de información mientras una madre histérica y aterrorizada envuelta en sangre y con apariencia de estar mal herida también grita con todas sus fuerzas a un enfermero que pasa corriendo para que ayude a sus hijos -No hay nada qué hacer! Ya se lo dijimos! Suélteme! - Pero ¿Qué demonios ha sucedido aquí? ¿Por qué hay tanta gente sufriendo? -Enfócate - dirigiendo a mi mismo el hecho de que yo tengo una razón para estar ahí y no es precisamente el ser espectador de aquél sanguinario espectáculo, debo saber algo acerca de la persona que yo traía de la mano. ¿Estará herida también? No lo sé y sinceramente mi curiosidad no llega a tanto, solo quiero saber quién es.


Me acerco caminando lentamente pues el piso es demasiado resbaloso por los litros de sangre que hay derramada, incluso parece llevar ya corriente en algunas partes del lugar donde hay la pendiente suficiente. Cuerpos mutilados, incompletos, los familiares que han tenido la fortuna de no salir mal heridos traen a los muertos a los hospitales con esperanzas ciegas de que alguien puede hacer algo por ellos, en aquél lugar pude ver incluso un niño pequeño, unos 8 años tal vez, con heridas menores aferrado a un cuerpo junto a él gritando MAMÁ, MAMÁ, MAMÁ!! Es difícil para mi imaginar que aquél cuerpo que comenzaba desde abajo, con solamente un pié derecho, marcas impactantes de donde le fue arrancado su contra parte izquierda, quemaduras en todo el cuerpo que era imposible saber si estaba desnuda o no, sus dedos de las manos se habían ido, una quemadura perfecta los había arrancado de tal forma que no había causado si quiera una hemorragia; sin embargo aún creo que ella ciertamente habría tenido posibilidades de salvarse y no dejar huérfano a aquel pequeño de no ser por que lo único que mantenía su cabeza unida al torso eran las manos del niño como tratando de colocarla en su lugar... por eso odio los rompecabezas de poca calidad, siempre tienen bordes horribles y nunca logro hacerlos encajar.


Sigo caminando por aquellos pasillos de una tonalidad cálida de naranja y llenos de sufrimiento, el sonido se ha ido, es como si alguien me hubiese hecho el favor de presionar el botón de 'mudo' para que yo pudiera sentirme aún más ajeno a aquella situación, los cuerpos continúan, quemaduras de diferentes grados, deformaciones parciales o totales, cuerpos carbonizados en solo alguna de sus


extremidades mientras el resto del cuerpo está casi intacto, caras de extremo dolor... repentinamente!


HIJO... -Era ella! claro! debí haberlo sabido por su complexión física, pero realmente estaba maravillado con aquella luna. Una versión casi sin expresión de mi madre estaba parada frente a mi. Afortunada era ella al no tener herida alguna, era otra más como yo, solo observando aquel espectáculo dentro de este hospital que cada minuto que pasaba se parecía aun más a una morgue mal organizada. Ella sin embargo presentaba en sus ojos, que era lo único que no tenía un aspecto inanimado en su rostro, una expresión de dolor, de compasión y hasta cierto punto terror por aquella escena que presenciaba junto conmigo; llegué a sentir incluso en su mirada una actitud de reproche como diciendo ¿No sientes su dolor? ¿Cómo puedes ser tan frío? ¿Cómo puedes simplemente caminar en medio de este desastre sin sentir absolutamente nada?


Fue en ese momento cuando comencé a sentir algo... los sentimientos volvieron tal como sucede hoy cuando estoy despierto, si bien no entré en pánico, pude sentir el dolor que expresaban aquellos cuerpos sin vida en sus expresiones antes de expirar, de los mal heridos al ver sus deformadas extremidades o su situación tan poco favorable y el de los familiares, estaba a punto de decir algo a mi madre cuando ella desapareció, levanté la mirada y ya no estaba... solo me hizo sentir en mi sueño, tal como el amor de mi vida , al que acabo de encontrar logró sentir cuando estoy despierto.


Aún no terminaba de razonar todas estas cosas cuando vi que la sangre en el piso, fluía fuera de aquél hospital como si se tratara de un río, toda la sangre que me impedía caminar con facilidad se escapaba por las puertas del lugar dejando a su paso un piso blanco, el más blanco de todos, las paredes también sufrían aquella clase rara de purificación, manchas de sangre, todas aquellas se borraban; los cuerpos, todos ellos se arrastraban o giraban, o caminaban o simplemente vibraban de una forma rara y horrible hasta alcanzar la puerta transparente del edificio y al momento de tocar el pasto del jardín que había afuera simplemente se desvanecían, los familiares de los pacientes cambiaban su rostro, era una expresión llena de paz la que tenían; caminando hacia atrás y siempre mirando a mis ojos todos, se alejaron y se desvanecieron en la alfombra verde, enfermeras y doctores habían ahora desaparecido sin dejar rastro.


En aquella blancura solo faltaba algo por desaparecer, algo que aun manchaba la claridad del momento, era una sombra, como una figura oscura y tridimensional que se retorcía frente a mí, gritaba, aullaba, gruñía y gemía de dolor y de rabia al sentirse vencida... era yo, mi otro yo... el monstruo que había creado aquella ilusión, el mismo que había causado tanto dolor a aquellos seres creados por mi mente. Él sabe que ahora lo he vencido también en mis sueños y aunque se que siempre estará ahí, ahora el control es mío y eso se lo debo a esas dos personas que me han devuelto los sentimientos.


Finalmente, el hospital se había ido también, la figura oscura que me acechaba hacía sus últimos intentos por acercarse cuando una ráfaga de viento tan fuerte como un huracán y tan fugaz como la luz lo arrastró hasta que se perdió en el horizonte, entonces quedé solo en aquel jardín de apariencia interminable, bajo el sol que por primer vez en la vida no sentía yo como una amenaza de quemadura pues en los sueños no existe el calentamiento global.


Ahí estaba yo, ahí estoy, eso es lo que soy, siempre habrá ese personaje dentro de mí, en aquél horizonte, tan lejano pero siempre tratando de regresar, forma parte de mi, pero ahora yo soy más fuerte y solo debo agradecerle el haberme hecho madurar en todo este tiempo y el saber como controlarlo después de conocer cada uno de sus movimientos.


Ring Ring... Si... odio el despertador definitivamente, si fuera una persona lo torturaría causándole quemaduras de tercer grado seguramente... jeje solo bromeaba, a trabajar!



Ismael 15 de Julio 2008



Lupiz! Te amo princesita! Tu me haces sentirme vivo =)

7 críticas:

Ardillita dijo...

te amo me encanta saber que fui yo quien te hizo tan feliz!!

y si amor... todos tenemos ese lado!!

te amo!

second mortgage dijo...

I like the way you wrote this kind of blog.


second mortgage

AdGaMis dijo...

Wooralee!

Hey niño de verdad que me tenía
Muy atenta en la PC (a pesar que mis ojos aun me duelen)

Sinceramente me deje llevar por su escrito imaginado cada escena de lo ocurrido….

Pero será verdad que solo son sentimientos dormidos?
Yo creo que, puede ser en muchos de los casos ya que casi nadie demuestra un tipo de sufrimiento por temor a ser rechazado o quizás para sentirte menos….
En fin yo creo que en esta vida todos absolutamente todo el sentir (hablando de todo el posible)
Tiene que estar presente!

En fin… Tengo cosas que hacer!

Excelente su escrito…

jakco dijo...

está.... bueno, pero creo que ha hecho cosas mejores.

Victoria dijo...

Deberias escribir todos!! no mms estuvo loco jojo escribe mas seguido asi o ya conviertelos en libro son buenos !!! jajaj aun que creeme que todos tenemos sueños raros y espelusnates alguna vez.. pero el tuyo no se compara con el mio jojo
cuidese

xao pase por mi log :P

José Canuto dijo...

Una de las mejores lecturas que he tenido los últimos meses, y si deberías ponerlos en un libro, ese y las otras que he leído... aunque no todas jeje, y ya no sueñe esas cosas :P

PauU dijo...

Wow!!!...
sin palabras.... impresionante...
wow al kubo!! (aunk kreo k eso sonara mas bien komo perro jajaja)
ia neto!... inkreible!!...